martes, 12 de junio de 2007

VERBO AUXILIAR SER


Soy como el viento cuando sopla frío y fuerte
soy como el mar en plena tormenta

soy una droga adulterada

soy esa estúpida mirada de enamorado.

Soy como el desván lleno de polvo

soy el camino que nadie anda

soy la estrella que vaga en la noche

y aparece, estrellada, ya de mañana.

Soy como esa copa de alcohol

que se apura de un solo trago
soy la única muchacha

que no escribe nada
si no está borracha de tu amor.

Soy una ilusión rota

una vida que bota y se deshace.

Soy una palabra de mal tono y malsonante.

Soy un ladrido o un aullido
o un estallido de pasión

si me abres un botón de la blusa

soy la imagen de una intrusa

al fondo del callejón.

Soy el sonido de la brisa

soy la que nunca tiene prisa

si hago contigo el amor.

Soy la pesada que te dice
sácame y bailemos la balada
de los locos de madrugada.

Soy la sonrisa que te felicita
y la que hipnotiza al hipnotizador.

Soy la bala perdida que ha perdido la cartera.
Soy el amor que brota

con cara de idiota

contra el desengaño.

Soy una visa, una tele, un fax

una trampa mortal.

Soy la que siempre está sola

y tiene mucho frío

rodeada de amigos.

Soy optimista de escaparate

y pesimista dentro del traje
aunque sea el de los domingos.
Soy un caldero de agua caliente

soy el veneno de esa serpiente

que se cuela en tus sueños.

Y soy la asesina de tu soledad

si es que me llevas esta noche a cenar

y me mimas un poco.

Soy la venganza planeada

de una amante despechada

la aventura de un pirata
en el desierto del mar.

Soy la planta de un pie sudoroso

cuando se cruza en la esquina

con la vecina

y su novia le mira con celos.

Soy esos propios celos dorados

olvidándose del pie y mirando a otro lado.

Soy la medicina de un cardíaco

desodorante para un sobaco

juez imperturbable sin ley.
Soy ladrona de ilusiones

pintora en mil ocasiones

soy la espina del pez del desengaño
una plaga de langosta este año

y el año que viene, estatua de sal.

Soy cabeza para un sombrero

boca para un caramelo

¡oiga usted camarero!

soy la mosca que hay en mi sopa
la miga de pan en la copa
la mota de polvo en el ojo.

Soy la basura, el despojo

que sobra en mi cocina
soy la colonia asesina

con la que mueren todos los hombres.
Soy una aguja clavada en el corazón
soy el cristal que corta la vida
de un infiel.
Soy la mentira,
soy la perdida
verdad de los que siempre mienten.
Soy la nota musical

que canta sola en el alma

de un hombre que ama en silencio
y no dice nada
porque su amor es más bello.
Soy la luz de la mañana

una hoja de marihuana
dentro de un cigarrillo liado

tuerca enamorada de un tornillo
soy un dedo sin anillo, ni boda.

Soy la guitarra escondida

en el armario de arriba

donde Papá no la vea.

Soy la tonta, soy la fea

y todos quieren bailar conmigo.
Soy la que tiene marido

si se acerca demasiado

el del asiento de al lado
en el autobús.
Soy un chiste malo y triste
soy personificado el despiste

trozo de cal bañado en agua,
mujer fatal (y de rojo).
Soy ese verbo auxiliar

que te dice quien es.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Flipo Crys, de verdad. Está genial. Es muy larga, si ¡pero así se pueden hacer 4 o 5 canciones de ella! xD Yo creo que con alguna reforma puntual que siempre te acaba exigiendo la música se pueden hacer muchas cosas... una de estas noches me pongo.
Por cierto, no se nota apenas que eres una apasionada de Sabina ;-)

Kilombè dijo...

Intentaré hacerla más madura y acortarla, ¡este texto es del 96 o del 97...! Trabajo en ella y estamos en contacto... que aunque no te has identificado, sé muy bien quien eres, ;)
¿Sabina a mí? ¡¡Nooooo qué vaaa!!